Centro de Salud

2. St_Jude_Consolation_Home_1

El Centro de Salud de St. Jude es responsable de la salud general de nuestra familia, así como también el epicentro de nuestro programas de alcance comunitario, orientados a mejorar la calidad de vida de niños discapacitados.

Nuestra clínica, que opera en el Hogar del Consuelo, ofrece una amplia gama de servicios. Además de tratar enfermedades menores, ofrece educación sanitaria y fisioterapia para niños con discapacidades físicas. Sus servicios se extienden más allá de St. Jude, a menudo proporcionando atención médica a las comunidades vecinas, y llegando a recibir hasta a 200 pacientes por mes.

Debido a los numerosos casos de niños discapacitados registrados en St. Jude, nuestra clínica creó un Programa de Formación de Necesidades Especiales. Esta iniciativa consiste en sesiones educativas mensuales, con el objeto de instruir a las madres sobre cómo atender las necesidades de sus hijos discapacitados.

2. St_Jude_Consolation_Home_2

En 2011, St. Jude se acercó más a estas comunidades a través de la formación de cinco grupos de instrucción en los sub-condados de Amuru, Keyo, Koro, Paicho y Ongako. Aun cuando la mayoría de los alumnos deben recorrer largas y extenuantes distancias para asistir a estas sesiones, lo hacen con el único objetivo de obtener habilidades para abordar adecuadamente las necesidades de sus hijos. En el proceso, su aprendizaje trae cambios positivos a sus comunidades.

Las personas ciegas también forman parte de los grupos comunitarios que asisten a nuestros entrenamientos mensuales. En promedio, hay entre 20 y 30 adultos ciegos, y entre 5 a 15 niños pequeños asistiendo a las clases de formación. St. Jude les brinda su apoyo impartiéndoles capacitación en habilidades de movilidad, así como también proporcionándoles bastones, asesoramiento y patrocinio estudiantil.

Uno de los mayores retos para los cuidadores de niños discapacitados es la escasez de tiempo y habilidades para dedicarse a actividades generadoras de ingresos, debido a que pasan la mayor parte de sus días cuidando de estos niños. Vivir con ellos implica grandes dificultades para desempeñar actividades de índole doméstica o de agricultura, poniendo a la mayor parte de estas familias por debajo de la línea de pobreza. Es por ello que nuestras sesiones educativas también incluyen iniciación al manejo de micro-créditos.

Pero una vez más, debido a la falta de recursos, esta iniciativa se encuentra bajo constante amenaza de ser discontinuada. Nuestros alumnos tienen sed de conocimiento para brindarles a sus hijos una vida positiva y un futuro prometedor. ¡Por favor ayúdenos a hacerlo posible!